pop

6 historias de amor sin final feliz que vimos en el cine

Pixar

Generalmente cuando vemos una película romántica, o de cualquier otro género, existe una pareja a la que apoyamos como público para que salga adelante y prospere emocionalmente. Sin embargo, hay veces que la historia es planteada al espectador, pero por una razón u otra el concepto romántico se destruye por completo y, con ello, el corazón del inocente cinéfilo que miraba esperanzado.

Como ejemplo de este triste acontecer, veamos algunas películas con historias de amor sin final feliz.

Spoilers.

Ver más: 7 historias de amor poco convencionales en el cine

Up

La historia trágica por excelencia, no tanto porque Carl y Ellie Frederickson no tuvieron la oportunidad de pasar toda una vida juntos, sino más bien porque realmente no pudieron disfrutarla a lo máximo, ya que siempre había algo que se los impedía. ¿Quién no lloró con el montaje que sirve como introducción de Up?

Atonement

Una hermosa historia de amor que vemos desarrollarse en el film. Aunque algo tumultuosa al comienzo, finalmente cierra con Robbie (James McAvoy) y Cecilia (Keira Knightley) juntos y felices, como se merecen. Claro que al final nos enteramos de la verdad: lo que vimos a lo largo del film era una ficción por parte de una anciana Briony (Vanessa Redgrave), que causó el rompimiento de la pareja y el que ambos murieran tristemente separados.

Somewhere in Time

¿Se puede morir de un corazón roto? La respuesta es sí, según este drama de 1980. Nuestro protagonista Richard (Christopher Reeve) se transporta atrás en el tiempo con un método innovador y allí conoce al amor de su vida, Elise (Jane Seymour).

Claro que todos los viajes eventualmente culminan, y Richard despierta sin poder nuevamente regresar al pasado para reencontrarse con su amada. Eso acabaría con la vida de cualquiera, ¿verdad?

Ver también: How I Met Your Mother es la responsable de que no creas en el amor, según un estudio científico

A Single Man

Hablando del pasado, en una época en la que la sexualidad no podía ser ampliamente debatida, y los sentimientos tenían muy poca cabida en la sociedad, la lucha interna de George (Colin Firth) mientras intenta aferrarse al recuerdo de su pareja Jim (Matthew Goode) es muy difícil de tolerar. Para mayor impacto dramático, una vez que George logra recuperarse, ¡bam!: infarto y muerte sorpresa.

In the Mood for Love

Dos almas que prácticamente son ignoradas por sus respectivas parejas se reconocen entre sí y, básicamente, se enamoran más allá de los obstáculos. Noten que dijimos “se enamoran” y no “empiezan una relación” porque, por más que así lo queramos, eso no ocurre en ningún momento, ya sea por los cánones de la sociedad o simplemente por no estar en el momento correcto.

Moulin Rouge!

Justo cuando creemos que Satine (Nicole Kidman) y Christian (Ewan McGregor) tendrán un final feliz lejos de las garras del Duque (Richard Roxburgh), la joven fallece de tuberculosis en los brazos de su amado. Aunque vemos su deterioro a lo largo del film, es casi garantizado que lloraremos al final.

¡Oh, el amor!: Las 10 mejores películas para ver en San Valentín

¿Qué otro romance cinematográfico sin final feliz conoces? ¿Cuál es su favorito?