pop

¿El 2016 marcará el fin del éxito del cine de superhéroes y las adaptaciones de cómics?

Disney

Hace algún tiempo, Steven Spielberg auguró el fin del cine de superhéroes, argumentando que los géneros cinematográficos suelen funcionar por ciclos y tener un tiempo limitado en la cultura popular, y puso como ejemplo el western, que fue alguna vez el género más vivo y pujante del cine, y ahora está prácticamente desaparecido.

Es un debate que se ha instalado con fuerza en Hollywood, sobre todo gracias al éxito en apariencia imparable del Universo cinematográfico de Marvel, y al inminente crecimiento del Universo cinematográfico de DC.

Ver también: Chris Evans y el director de Guardianes de la Galaxia le responden a Spielberg sobre el fin del cine de superhéroes

En el sitio Whatculture ha sido publicada una nota al respecto que es digna de atención, aunque más no sea por el carácter controversial de su contenido, y que aunque comparte la inquietud de Spielberg, es bastante más apocalíptica y lapidaria.

Se titula “9 razones por las que en 2016 va a morir el boom de las películas basadas en cómics”, y justamente lo curioso es que presagia no sólo el fin de este género, sino que lo enmarca en una fecha muy precisa: este año.

Fecha que coincide con el surgimiento del Universo cinematográfico de DC, por lo que muchos lectores han interpretado cierta animosidad pro Marvel y anti DC.

Pero más allá de esto, la nota brinda sus discutibles razones, que analizamos a continuación:

#9 Los fans recibirán en exceso lo que quieren

Warner Bros.

En 2016 tendremos las siguientes películas de superhéroes: Deadpool, Batman v Superman, Capitán América: Civil War, X-Men: Apocalypse, Suicide Squad, Gambito y Doctor Strange.

El argumento que plantea la nota es que con estas películas en 2016, soñadas y largamente anticipadas, las que vendrán después van a parecer insignificantes y van a defraudar a los fans.

Es bastante dudoso. Aún si consideramos que las que vienen después (Thor: Ragnarok, Wolverine 3, Spider-Man, Wonder Woman, Justice League) no fueran tan esperadas, todas estas que se estrenan en 2016 tenderán en todo caso a revitalizar y renovar sus respectivos universos cinematográficos, a abrir nuevas posibilidades, antes que a agotarlas.

Por otra parte, los eventuales logros o defectos de una película de éstas, raramente afectan al conjunto de películas de superhéroes como género, sino en todo caso a un personaje o franquicia en particular.

Toma nota: estas son las fechas de lanzamiento de las 7 películas de Marvel y DC en 2016

#8 Se le da demasiada importancia a los superhéroes

10 cosas que quiza no sabias sobre kingsman the secret service 9
20th Century FOX

Y se ignoran otras historias de los cómics que no están protagonizadas por personajes con superpoderes.

Esto en realidad parece más una observación general que una razón para explicar por qué se agotará el fenómeno.

Que los superhéroes reciban más atención que otros personajes de los cómics es algo innegable, y sería interesante que no fuera tan así (Kingsman: The Secret Service probó que se pueden hacer exitosas adaptaciones de cómics que no son de superhéroes), pero no dice nada acerca del futuro de los superhéroes en el cine.

#7 La agenda de estrenos se conoce con demasiada anticipación

Lo que pone al estudio en la obligación de cumplir con lo adelantado y de no poder cambiar los planes sobre la marcha.

Esto es en principio falso: muchos cambios en las fechas de estreno se han realizado por parte de Marvel Studios y de Warner Bros.

El argumento esgrimido en la nota es que si un estudio anuncia por ejemplo una trilogía y la primera de las tres películas fracasa, después el estudio quedaría atrapado en la obligación de cumplir con la trilogía anunciada aún ante el fracaso de la primera.

Si bien plantea un escenario hipotético, esto es lo que sucedió con Fantastic Four, que fue un brutal fracaso y que ya tenía prevista una secuela. La secuela está en dudas, pero todo esto no es en absoluto perjudicial para el cine de superhéroes en general, sino simplemente para Fantastic Four.

Ni que hablar que lo hipotético y especulativo del argumento no se relaciona en absoluto con la premisa de el fin del cine de superhéroes en 2016.

Ver también: ¿Por qué las películas de superheroes no ganan Premios Oscar?

#6 Los estudios están perdiendo de vista sus verdaderos objetivos

avengers age of ultron todo lo que sabemos hasta ahora 7
© Disney. All rights reserved.

Aquí sostiene que precisamente al establecer un plan tan anticipado de próximos lanzamientos, de aquí a cinco años, los estudios descuidan los aspectos más inmediatos de sus películas.

Este es un argumento razonable. De hecho el principal problema de algunas películas de Marvel es tener demasiado el ojo puesto en cómo ésta encaja con el resto del universo y con lo que vendrá, antes que en la historia particular que está contando en ese momento (en Age of Ultron esto es bastante evidente).

Pero habrá que esperar qué sucede con todas las películas de 2016 y si ésto se sigue dando como una suerte de fenómeno inevitable, o si se trata de ocurrencias puntuales.

#5 La fórmula del Universo cinematográfico de Marvel no es para todos

batman v superman errores man of steel 1
Warner Bros. Pictures

Aquí viene el cuestionamiento directo a la estrategia de DC.

Mientras Marvel utilizó algunos personajes clave para dar inicio a su universo cinematográfico, y después ir expandiéndolo de a poco con otros personajes, DC apuesta ya desde el inicio a dos pesos pesados como los son Batman y Superman.

Según la nota, esto es una mala estrategia porque Superman no tuvo una buena recepción en Man of Steel, y Batman pierde todo el impulso que tenía con la trilogíaThe Dark Knight al concebir una nueva versión del personaje.

Este argumento deberá probarse después del estreno de Batman v Superman: Dawn of Justice y en base a la recepción que tenga. Nada dice a priori que esta película vaya a ser un fracaso comercial, sino todo lo contrario.

Ver también: 9 películas de superhéroes para personas que detestan las películas de superhéroes

#4 Las películas se han vuelto demasiado costosas de producir

Disney

Lo que hace probable que los estudios tengan cada vez una menor devolución económica.

El artículo llega al punto de sugerir que en un futuro, incluso si toda persona con posibilidad de ir al cine saca una entrada, igual la ganancia no será suficiente.

Es evidente que este hipotético futuro lejos está de llegar y sin dudas no será en 2016, el año que se quiere probar como el inicio del final.

Avengers: Age of Ultron fue en cierto modo considerada un “fracaso” comercial, pero simplemente por el hecho de que no superó a la primera The Avengers en recaudación. Sigue siendo una película que con un presupuesto de $280 millones recaudó más de $1400, quintuplicando la inversión.

#3 La oferta comienza a ser mayor que la demanda

20th Century Fox

Otro de los puntos fuertes del argumento: la saturación del género.

Sólo en este año habrá 7 películas de superhéroes. Lo más difícil para los estudios es establecer un calendario de lanzamientos que no se pise con el de los otros estudios (Warner cambió la fecha de estreno inicial de Batman v Superman, para que no coincidiera con Capitán América: Civil War), y que al mismo tiempo haya espacio para promocionar y generar la expectativa necesaria ante cada película.

Varias de las películas próximas están cabeza a cabeza en lo que respecta a la promoción y el entusiasmo del público ante su estreno, y nada parece indicar que no haya lugar para todas, pero si se sigue incrementando la oferta esto puede resultar cada vez más difícil.

#2 Todo género tiene su ciclo

20th Century Fox

Es algo innegable. Tal como ejemplificó Spielberg con el western, casi todo género que alguna vez fue popular en el cine tuvo unos cuantos años de éxitos comerciales y películas unas detrás de la otra, hasta que perdió presencia e impacto comercial.

Hay una puntualización tal vez respecto al género de superhéroes: no solo está basado en los cómics sino que está siguiendo la estructura de universos de historias y personajes interconectados que interactúan y se retroalimentan entre sí. La industria de los cómics, si bien está orientada a un mercado bastante más pequeño, con esta fórmula ha sabido renovarse y reinventarse para mantener su vigencia.

#1 Los reboots son cada vez más ridículos

Que tiene Tom Holland que no tenga Andrew Garfield para hacer de Spider Man 2
Columbia Pictures

Hay demasiadas versiones, por ejemplo, de Batman, Spider-Man y Fantastic Four, lo que hará que eventualmente el público pierda interés en una nueva encarnación de los personajes.

La idea es que con estos reboots no se favorece al personaje sino al espectáculo.

Es bastante complejo el asunto y cada personaje tiene su propia dinámica y su lugar en el imaginario colectivo y en el cine.

Si tomamos Batman, teníamos una versión aclamada y favorita del público en la trilogía The Dark Knight, pero esa trilogía concluyó la historia del personaje. ¿Eso quiere decir que nunca más se puede hacer una versión cinematográfica de Batman? Por supuesto que no.

El caso de Spider-Man también parece contradecir el argumento: si un personaje no estaba teniendo una recepción demasiado positiva por parte del público (el Peter Parker de Andrew Garfield), un reboot suena sensato, siempre y cuando la nueva versión mejore a la anterior.

No parece esto ser una razón de peso para demostar que los superhéroes se habrán agotado cuando termine el 2016.

En resumen, nada podría indicar con certeza que el cine de superhéroes y las adaptaciones de cómics van a dejar de ser exitosas en el corto y mediano plazo, salvo algunas franquicias puntuales.

Por lo demás, quedan las consideraciones generales de que nada es para siempre y los gustos e intereses del público en la cultura popular están en constante movimiento.

Ver también: 17 películas de superhéroes que no nacieron en los cómics