explora

La metafísica combinada con la ciencia puede ser la mejor solución para estudiar el mundo en el que vivimos

metafisica
agsandrew/Shutterstock

La metafísica es una rama de la filosofía que se encarga de estudiar a la naturaleza, y en particular su estructura, sus componentes y todos los principios fundamentales que componen nuestra realidad. Sin embargo, contrario a lo que se suele creer, la metafísica no difiere tanto de la ciencia moderna e incluso podría combinarse con ella y juntas podrían permitirnos alcanzar un mayor conocimiento del mundo a nuestro alrededor y de todo lo referente a nosotros, los seres humanos.  

La metafísica y nuestro deseo por el saber

aristoteles
thelefty/Shutterstock

Aristóteles dijo en su libro Aristotle’s Metaphysics:

«Todo hombre por naturaleza tiene el deseo de saber»

Este libro tiene ya más de 2 mil años y se puede decir que, hoy en día, seguimos estando motivados por alcanzar el saber. A pesar de que las ideas de Aristóteles del funcionamiento del cuerpo humano y de la física fueron reemplazadas por la mecánica cuántica, la relatividad, la gravitación y la biología, aún quedan muchas preguntas de la metafísica que buscamos responder. 

Hoy, la metafísica se concentra principalmente en los conceptos abstractos del tiempo, el espacio y nuestra existencia. Para ello busca responder a preguntas como: ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Qué es estar vivos?¿Estamos realmente vivos? ¿Qué hay más allá de nuestro mundo? Lo curioso es que, en las últimas décadas, muchas de estas preguntas comenzaron a ser el centro de distintas investigaciones de la ciencia moderna. 

La filósofa Karen Bennet de la Universidad de Cornell en Nueva York explica que la ciencia y la metafísica tienen objetivos y métodos similares, aunque no son exactamente iguales. 

La ciencia y la metafísica

la metafisica
agsandrew/Shutterstock

Parecería entonces que la metafísica y la ciencia tienen bastante en común, aunque a primera instancia parecen conceptos totalmente opuestos. 

Actualmente, la ciencia está incursionando en distintas áreas que una vez fueron consideradas exclusivas de la filosofía. Por ejemplo, la neurociencia está constantemente intentando explicar conceptos como "la consciencia" y el "yo consciente", de igual modo que la biología evolutiva intenta constantemente explicar el significado del bien y del mal, y el porqué de la maldad en el ser humano.  

Sin duda, la ciencia no ha respondido a estas preguntas de la metafísica y de hecho falta mucho para que lo logre. Pero la clara correspondencia entre ambos pensamientos podría significar que juntos serían mucho más fuertes y podrían resolver con mayor facilidad y de modo más exhaustivo gran parte de las incógnitas del ser humano.