pop

5 cosas que le podrían pasar a un tatuador con su primer cliente

Cosas que le podrian pasar a un tatuador con su primer cliente 0
iStockphoto/Thinkstock

Ha llegado el momento, todo listo para realizar tu primer tatuaje.

Hiciste tu curso de tatuador, dedicaste horas y horas a practicar dibujo y preparar tus propios diseños, tienes al día tus vacunas y tu certificado higiénico-sanitario, tus materiales están ya perfectamente desinfectados y dispuestos en la mesa pero... ¡Atención! Posiblemente te vas a encontrar con algún imprevisto en tu primer tatuaje y vas a tener que salir airoso de la situación, puesto que ahora, en la práctica, es posible que te encuentres con un caso que no se encuentre dentro de toda aquella teoría que tienes en tu cabeza.

Así que si te estás formando como tatuador, te vamos a contar algunas situaciones con las que te podrías encontrar en tu primer tatuaje. Si no es tu caso, te invitamos a que leas igualmente este artículo para que comprendas lo que puede imponer el hacer un primer trabajo que quedará de por vida sobre la piel de una persona.

Cosas que podrían pasarle a un tatuador con su primer cliente

1. Que tu cliente se desmaye

Por mucho que te prevengan, es complicada la situación de que tu primer cliente se desmaye. No obstante, es más habitual de lo que pensamos y la culpa en ningún caso es tuya. Hay personas sensibles que se sugestionan demasiado, y el hecho de tatuarse se convierte en una experiencia traumática cuando no debería ser así en absoluto.

También es bueno que siempre avises a tus clientes de que antes de tatuarse no deben emborracharse ni tomar drogas, puesto que esto provoca auténticas bajas de la presión arterial con el consiguiente desmayo. Si aún así te ves en el caso, mantén la calma, despierta a la persona con agua fresca, algo de azúcar y si no se siente preparado, es mejor terminar la sesión en otro momento.

2. Que se queje demasiado del dolor

La situación de hacer tu primer tatuaje podría ser algo tensa, pero si además tu cliente se tatúa por primera vez pues... ¡doble diversión! Te puedes encontrar con alguien que no aguante el dolor, o incluso que el mismo daño le provoque espasmos. Normalmente, si la persona está en este punto, ella misma te va a pedir que pares, pero en cualquier caso te lo repetimos: mantén la calma.

Haz descansos, dale la confianza de que te pida parar cuando le duela demasiado, intenta rellenar o hacer las líneas en una sola pasada más cargada de pigmento, y si aún así no aguanta, acaba en otra sesión porque si no será una experiencia desesperante para ambos.

3. Que la piel no tome el pigmento como tú esperabas

Hay una realidad universal: cada persona es única e irrepetible. Su piel también. En tu primer tatuaje te podrías encontrar con que la tinta no entra en la piel, sobre todo ciertos colores, ya sea porque es una piel más oscura o está mas castigada por el sol. Debes tensar siempre la piel a la hora de pinchar, y no te obsesiones si la tinta no entra como debiera, porque si insistes demasiado acabarás por romper la piel de esa zona y tendrá una curación más dolorosa. Recuerda que el color no se ve en el momento como quedará después y además siempre puedes hacer una nueva sesión para retocar.

4. Dificultades técnicas, máquina, clip cord...

Intenta tener un máquina y los cables correspondientes de repuesto. En concreto, las máquinas de tatuar de bobinas, suelen conllevar un complicado calibrado. Si no se hace correctamente podría pararse o no responder bien en mitad del tatuaje y en ese momento tenso, es mejor tener un repuesto que empezar a aflojar tornillos y girar ruedas para probar a ver si mejora.

5. Que el dibujo del transfer se borre de la piel

Es difícil tatuar si no ves las líneas que debes seguir. Por eso tienes que utilizar un buen producto que transfiera el diseño del papel hectográfico a la piel de la persona, y es muy importante dejar secar un mínimo de 15 minutos antes de empezar a tatuar. De este modo el dibujo quedará permanente en la piel y podrás hacer el tatuaje sin miedo a que se borre y te pierdas cuando vas limpiando. También existen rotuladores específicos para la piel por si necesitas remarcar algún trazo.

Estas son algunas de las cosas que te podrían pasar en tu primer tatuaje. No obstante, antes de que te pongas a temblar, recuerda que en tu curso de tatuador, el profesor estará ahí supervisando tus primeros tatuajes durante las prácticas y no va a permitir que suceda nada irreparable.

No dejes de ver estos 6 consejos para elegir el mejor tatuaje para ti.