El problema de la depilación y los tatuajes

Entre tantos cuidados que uno debe tener al momento de realizarse un tatuaje, quizás la depilación no es el primer tema que a uno se le viene a la mente. Pero lo cierto es que es un verdadero problema el tema de depilarnos una zona tatuada, y hay que atender a ciertos consejos que te damos a continuación.

Como vimos en otra ocasión, las zonas donde nace pelo hay que afeitarlas previo al momento de tatuarnos. Pero, como el pelo crece, al poco tiempo de hacernos el tatuaje seguramente ya estaremos vislumbrando cómo los pequeños pelitos van creciendo, atravesando nuestro tatuaje de a poco. Sí, evidentemente esta imagen nos resulta chocante y queremos hacer algo al respecto. Pero no podemos solucionarlo tan fácil, pues afeitarnos o depilarnos con cera sobre un tatuaje puede ser peligroso.

¿De qué depende? Del tiempo de cicatrización. Depilarse o afeitarse una zona tatuada es malo si el tatuaje aún está sanando. Lo mejor es esperar a que el tattoo esté completamente curado, y luego de eso esperar una semana más por las dudas. Luego de eso, recién, puedes depilarte.

Este problema resulta muy común en las chicas que se tatúan en la pierna, pues quieren depilarse los incipientes pelos y a veces no esperan el tiempo suficiente, lastimándose innecesariamente. Peor aún es si te depilas con cera, pues la cera puede arrancarte las cascaritas que se están curando.

Por lo tanto, lo mejor es calmar la ansiedad y esperar a que sí estés en condiciones. Más vale una pierna con un poco de pelo por unos meses que una herida que puede dejar cicatriz.

Artículos recomendados

Outbrain