Meghan y Harry pudieron casarse gracias al Príncipe Charles, esta es la razón

copy of enlaces mx 0
Getty Images

La familia real británica es conocida por sus estrictos protocolos y tradiciones, no obstante, dicha monarquía ha tenido que adaptarse a tiempos modernos. Hace 20 años hubiera sido imposible imaginar el matrimonio de un Príncipe con una chica divorciada.

La unión entre Meghan y Harry no representa la primera vez que un divorcio desemboca en un romance "real", pero es específicamente la segunda ocasión en que no es un escándalo, sino un motivo de alegría. La primera bienvenida de buena gana a los divorciados inició en abril de 2005 con la boda del Príncipe Charles y Camila, Duquesa de Cornualles.

Aunque el enlace entre Charles y Camila pudo darse sólo con un decreto pasajero autorizado por la Reina, la prensa resumió en su tiempo dos indicadores principales para que la soberana inglesa comenzara a ver con buenos ojos a los divorciados en su familia de manera definitiva:

Las estadísticas del Reino no concuerdan con "y vivieron felices para siempre"

gettyimages 52607705
Getty Images

De acuerdo a un censo de la Office for National Statistics en Reino Unido, el porcentaje de matrimonios ingleses que terminan en divorcio ha mostrado aumentos significativos desde la década de los 70. Por ejemplo, el 22 % de los enlaces iniciados en dicha época terminaron poco después del 15° aniversario. Por su parte, el 33 % de los matrimonios iniciados en 1995 terminaron hacia mediados de la década de 2010.

Recordemos que el matrimonio de Charles y Diana terminó oficialmente en agosto de 1996, sí, poco después de "celebrar" 15 años de su unión. Las estadísticas nos demuestran que el patrón de divorcios pasa "hasta en las mejores familias".

El Romance prohibido de Margarita

gettyimages 695378
Getty Images

Margarita, hermana menor de la Reina Isabel II, amó a un hombre con el que nunca pudo formalizar: al Coronel Peter Townsed, miembro de la Fuerza Aérea Británica. Aunque era un buen partido para la princesa y gozaba de la simpatía de la familia real su matrimonio no pudo realizarse debido a que él era divorciado, la sola posibilidad de pensar en esta relación escandalizó a la sociedad británica de los 50 y Margarita se vio obligada a elegir otro esposo.

Muchos autores expertos en Isabel II y su vida, como Sarah Bradford, aseguran que el hecho de no poder apoyar a su hermana para ser feliz lastimó profundamente a la hoy soberana.

Así pues, en abril de 2005, Charles y Camila fueron los precursores de una boda por la Iglesia, aún con el "lastre" del divorcio de ambos, Charles de la Princesa Diana de Gales, y Camila del Oficial Andrew Parker Bowles.

Para nadie es un secreto en la actualidad que Charles y Camila nunca dejaron de amarse, aún con la Princesa Diana de por medio. Luego de más de 30 años de romance lograron unirse y Camila por fin logró "colarse" entre los miembros de alto rango de la realeza británica.

Después del escandaloso segundo matrimonio de su padre, Harry al menos puede agradecerle que pudo entrar a la capilla del brazo de Meghan sin que el pueblo británico la repudiara. Son inciertos aún los privilegios y los tabúes que rodean a los divorciados en la realeza inglesa, ninguno ha llegado al trono en ningún momento de la historia, pero conforme el tiempo pasa, eso también se ve como posibilidad tangible luego de tantos años.

Aunque la historia de amor entre Charles y Camila data desde la década de 1980, el protocolo inglés admite divorciados para enlaces reales desde 2002, ¿qué opinas de esta evolución?

Ve también:

Estos son los miembros de la realeza británica más populares (no creerás la lista de menos conocidos)