glam

Usar mucho shampoo y otros hábitos que creías correctos pero pueden dañar tu cabello

mujer banandose cabello shampoo
gpointstudio/Shutterstock

¿Sigues al pie de la letra las indicaciones de los productos para cabello y aún así no consigues buenos resultados? Podría tratarse de algunos errores que estás cometiendo en la ducha.

Aunque no lo creas, hay ciertas acciones que realizas mientras lavas tu cabello y que están dañándolo sin que te des cuenta.

shampoo ducharse
esp2k vía Shutterstock

Conoce cuáles son esos hábitos comunes que, aunque parecen inofensivos, pueden causar deshidratación, quiebre e irritaciones en tu cuero cabelludo.

Por que me pica la cabeza 1
LarsZahnerPhotography/istock/thinkstock

#1 Agua muy caliente

Bañarte con agua muy caliente es bastante relajante, pero lavar tu cabello con altas temperaturas puede romper y debilitar tus raíces.

Lo ideal es ducharte con agua tibia, pues eso ayudará a abrir las cutículas de tu melena, permitiendo que se absorban mejor los aceites naturales de tu pelo e hidratantes de tu shampoo o tratamientos.

mujer banandose con agua tibia
Maridav/Shutterstock

Termina tu rutina enjuagando con agua fría, para sellar las cutículas. No sólo tendrás menos frizz, también notarás que tu pelo luce con más brillo.

cabello hidratado de raiz a puntas
Juta/Shutterstock

#2 Usas mucho shampoo

Un error que parece inofensivo es la cantidad de shampoo que se usa. Más espuma no significa mayor limpieza, y en realidad emplear demasiado producto puede provocar resequedad en el cuero cabelludo.

La cantidad adecuada para una cabellera corta a mediana es del tamaño de una almendra; mientras que para pelo largo lo ideal es una cantidad similar a una nuez. Verás que no necesitarás más.

lavar cabello planta de sabila aloe vera mascarilla cabello largo
TORWAISTUDIO vía Shutterstock

#3 ¿Lo lavas diario?

De acuerdo con el Instituto Médico Dermatológico, lavar el cabello todos los días puede debilitarlo.

El pelo es protegido por aceites naturales, pero lavarlo demasiado provoca que haya una sobreproducción de estos. Dejar descansar tu pelo al menos un día entre cada ducha y estará mucho más sano.

lavar cabello
VGstockstudio vía Shutterstock

#4 ¡Cuidado con las uñas!

Un error muy común es frotar el cuero cabelludo con las uñas, en lugar de con la yema de los dedos.

El pelo es más frágil cuando está mojado y enjuagarlo de manera agresiva puede enredarlo, romperlo e incluso debilitar los folículos. Así que lo mejor es dar suaves masajes con tus dedos y palmas de las manos.

lavar el cabello con las unas mujer
christinarosepix/Shutterstock

#5 Los productos adecuados

Aunque sigas todas las recomendaciones, sino usas los productos adecuados para las necesidades de tu melena no verás resultados.

La salud capilar se beneficia de shampoos y tratamientos de calidad, que estén enfocados en lo que necesita: para cabello dañado, teñido, seco, rizado, lacio… Pon atención a tu melena y busca los productos ideales para cuidarlo.

shampoo necesidades cabello
Iakov Filimonov/Shutterstock

#6 Atención con el acondicionador

Una vez enjuagado el shampoo, no debes olvidar el acondicionador. Éste debe aplicarse únicamente de medios a puntas ya que es lo requiere más hidratación.

Olvídate de ponerlo en el cuero cabelludo, pues las raíces serán cada vez más grasas y el producto puede obstruir los folículos pilosos, causando la caída de cabello.

mascarilla capilar
Alliance Images

#7 No frotes

El secado de cabello también forma parte importante de tu rutina de belleza. Es común tomar tu toalla y frotarla con tu melena, pero sólo la estás dañando. Mejor presiona con delicadeza para absorber el exceso de agua.

El Instituto Médico Dermatológico recomienda enrollar todo el cabello con una vieja camiseta de algodón o con una toalla de microfibra.

secar el cabello con toalla
Africa Studio/Shutterstock

Ahora ya sabes que a pesar de tener una rutina estricta de belleza, un lavado incorrecto podría dañar todo ese proceso. Es momento de poner atención al cuidado de nuestra melena y dejar atrás estos errores, tu pelo te lo agradecerá.

¡Hey, no te vayas! Hay más para ti: