Consigue la envidiable piel de las mujeres asiáticas con tu propio jabón y mascarilla de miel

beneficios de la miel para la piel 0
Por aslysun / Shutterstock | Tapui vía Shutterstock

No se necesitan tratamientos costosos para consentir nuestra piel y darle un plus ocasionalmente. Un ingrediente perfecto para la piel es la miel, pues es capaz de restaurar y limpiar el cutis, además de darle luminosidad y suavidad a la dermis.

Para aprovechar todos sus beneficios, es recomendable usarla de diferentes maneras. Te enseñamos cómo hacer un exfoliante, una mascarilla y un jabón a base de miel, para que los uses de manera cotidiana y consigas los mejores resultados.

Productos de belleza escondidos en tu cocina 1
iStock/Thinkstock

Exfoliante de miel

La exfoliación ayuda a eliminar la suciedad y las células muertas de la piel. Esta preparación te permitirá deshacerte de los puntos negros, asperezas y opacidad de la piel. Es apta para todos los tipos de cutis.

Necesitas: 1 cucharada de avena molida, 1 cucharadita de miel, 2 cucharadas de agua de rosas y 1 cucharadita de azúcar.

Preparación: En un recipiente limpio, mezcla todos los ingredientes hasta lograr una pasta homogénea. Lava tu rostro como de costumbre y aplica el exfoliante con una brocha o con tus dedos. Masajea en forma de círculos ascendentes y deja actuar de 15 a 20 minutos. Retira con agua tibia y aplica tu crema hidratante.

body scrub oatmeal sugar honey oil 399236941
Julia Sudnitskaya vía Shutterstock

Mascarilla de miel

Las mascarillas son una gran manera de consentir tu rostro, pues hacen que los ingredientes penetren en la piel y tengan efectos inmediatos. Esta opción hará que tengas una piel firme, joven (la miel es rica en antioxidantes) y ayudará a disminuir las ojeras.

Necesitas: 1 cucharada de miel y una cucharada de café en polvo.

Preparación: Mezcla los dos ingredientes hasta que queden completamente incorporados. Aplica en el todo rostro limpio, incluyendo el área de los ojos. Deja reposar de 10 a 15 minutos y enjuaga con agua tibia.

mascarilla de curcuma
poba/istock

Jabón de miel

Puedes usarlo en toda la piel, te ayudará a desaparecer granitos y manchas. Además, es una excelente alternativa para conseguir un tono uniforme en la piel, y que ésta luzca tersa y radiante.

Necesitas: 156 gramos de infusión de miel, 67 gramos de sosa, 500 gramos de aceite de oliva virgen, 8 gramos de cera de abeja y 3 gramos de aceite esencial de romero.

cera caliente 2
Anna Ok vía Shutterstock

Preparación: Hierve un poco de agua con una cucharada de miel, después agrega con mucho cuidado la sosa, procura no salpicar para evitar quemaduras. Revuelve y deja enfriar.

En otro recipiente, calienta el aceite de oliva con la cera de abeja, incorpora ambos ingredientes muy bien y deja enfriar hasta una temperatura ambiente. Cuando la primer mezcla esté fría, agrega la otra solución y revuelve a velocidad baja, con ayuda de la batidora. Continúa hasta obtener una pasta cremosa, similar a la textura de la mayonesa.

Por último, agrega el resto de la miel y la esencia de romero, revuelve hasta integrar todo. Vacía la mezcla en un molde especial y espera de 14 a 48 horas para que el jabón se endurezca. Córtalo en trozos iguales y deja que seque por 30 días, en un lugar seco y ventilado. ¡Listo! Ahora ya puedes usarlo.

spa set honey soap sea salt 167171114
annata78 vía Shutterstock

Sigue cuidando tu belleza: