glam

Dañas tu cabello sin darte cuenta: 6 errores comunes que todas cometemos

secador cabello
Alliance vía Shutterstock

Tu cabello pasa por muchos procesos cada día. Shampoo, acondicionador, secador, planchita o rizador y todos los demás productos que vengan durante y después pueden dañar tu cabello, abrir las puntas y potenciar el frizz. Además, el envejecimiento afecta la salud del cabello, haciendo que se vea dañado, seco u opaco, incluso sin sobrecargarlo con estos procesos.

No todo está perdido. Puedes revertir o enlentecer el daño: comienza a cuidar tu cabello evitando estos 5 errores comunes.

acondicionador lavar cabello
Alliance via Shutterstock

5 errores que están dañando tu cabello

1. Lo lavas todos los días

La primera regla es lavar el cabello solo cuanto sea necesario: para la mayoría de los estilistas, la frecuencia está entre cada dos días y cada tres, según Greatist. Hazlo más frecuentemente y estarás en riesgo de quitarle a tu cabello los aceites protectores que lo mantienen sano y brillante, de acuerdo a Elisa Hills, fundadora de la marca BLNDN de productos para el cabello.

shampoo ducharse
esp2k vía Shutterstock

Claro que, muchas veces, no puedes elegir cuándo te lavas el cabello. Esto puede ser así si haces ejercicio y traspiras todos los días. Paul Norton, estilista de celebridades en Los Ángeles, recomienda enjuagarlo con agua, frotar el cuero cabelludo y terminar con un poquito de acondicionador solo en las puntas.

Especialmente si tienes un cuero cabelludo muy oleoso, esto puede no servir. Puedes usar shampoo seco en ese caso. Pero para atacar el problema en la raíz, usa shampoo hidratante, aunque suene contraproducente. Si tienes la piel seca, el cuero cabelludo puede estar intentando producir más sebo para combatir la resequedad.

spray fijador shampoo seco cabello
fizkes vía Shutterstock

2. Demasiado acondicionador

Usar mucho acondicionador puede dejar tus puntas un poco grasientas. Para evitar esto, aplica acondicionador solo en las puntas (y no se te ocurra colocarlo sobre el cuero cabelludo). Comienza con una cantidad del tamaño de una pasa de uva (sí, realmente pequeña). Espárcela en tus manos y trata de aplicarla de manera equilibrada en las puntas. Si tienes mucho cabello, utiliza una pasa de acondicionador más. Pero trata de no exagerar con la cantidad: estarás gastando más dinero en tu cabello sin hacerle ningún favor.

acondicionador mascara cabello
Maryna Pleshkun vía Shutterstock

3. Usas siempre los mismos productos

Si hace muchos años que usas el mismo shampoo y acondicionador, puede ser hora de cambiar un poco tu rutina. Erika Wasser, fundadora y CEO de Glam & Go, una franquicia de salones de belleza, lo compara con hacer ejercicio: «para la clase de spinning número 2567, tu cuerpo está bastante acostumbrado». Esto es lo que pasa con los productos para el cabello. Además, después de que tu cuero cabelludo se acostumbra a ellos, comienzan a dejar residuos.

La recomendación de Wasser es mantener algunas fórmulas diferentes en la ducha, para usarlas dependiendo de cómo se sienta el cabello. Si se siente seco, usa un acondicionador profundo. Si está sin vida, deberías usar un shampoo más suave. Quizá tienes un poco más de frizz de lo normal: deberías usar un shampoo hidratante. «Conoces tu cabello: escúchalo.»

botellas shampoo gondola supermercado
Radu Bercan vía Shutterstock

4. Tu shampoo tiene sulfatos

Los sulfatos, dice Wasser, «son el gluten del cuidado del cabello». A pesar de que no presentan riesgos para la salud, estos químicos pueden secar el cabello o la piel o modificar el color de tu melena. Si tu cabello tiene mucho frizz y está muy enredado, puede que necesites darle un descanso. Prueba un shampoo sin sulfatos, que podrá limpiar tu cabello de una manera más gentil. Lo que es cierto es que no hará tanta espuma. Pero no te confundas: la profundidad de la limpieza será igual.

shampoo 3
esp2k/iStock/thinkstock

5. Cepillas tu cabello mojado

Cuando está mojado, tu cabello es mucho más débil que cuando está seco. Por eso, deberías tratarlo con cuidado. Pasar un cepillo a través de las hebras mojadas puede quebrarlas. Según Wasser, deberías cepillar tu cabello antes de entrar a la ducha y, allí dentro, usar un peine de dientes anchos para desenredarlo y esparcir el acondicionador.

Zynatis / Shutterstock

Cuando quieras peinar tu cabello mojado, deberías usar un peine, no un cepillo, y trabajar los enredos desde las puntas hacia las raíces con delicadeza. El cepillo es solo para cuando tienes el cabello seco. Si lo vas a secar con una toalla, aplica toquecitos para absorber la humedad: nunca frotes la tela contra el cabello.

cabello mojado toalla 0
Africa Studio vía Shutterstock

6. No lo proteges del calor

Evitar aplicar calor al cabello es imposible. Siempre surgirá algún momento en que debas secarlo o plancharlo o rizarlo. Y todas estas son actividades que dañarán tu pelo tarde o temprano. Así que, a la pregunta de «¿Necesito realmente un protector para el calor?», Wasser responde: «Eso es como preguntar si necesitas un guante para sacar una bandeja del horno».

Esparcir un protector para el calor en tu cabello lo protege de daños y además fija el brillo, combate el frizz y previene que se reseque, explica Amy Abramite, estilista en el Maxine Salon de Chicago.

fijador spray cabello rizado
progressman vía Shutterstock

Para cuidar tu cabello: