9 razones por las que elijo NO depilarme

razones por las cuales no me depilo2
Shutterstock

Todas las mujeres tenemos pelos. Así es, le pese a quien le pese la naturaleza nos dotó de pequeños vellos que crecen en casi todo nuestro cuerpo durante gran parte de nuestra vida. Sin embargo, y aquí ocurre la contradicción, la sociedad en la que vivimos sostiene un modelo de mujer en la que, entre otras cualidades, elimina todos los pelos que “perturben” a la vista (¿masculina?). Esto se traduce en depilaciones exhaustivas de las piernas, las cejas, el bozo, las axilas, y, por supuesto, la entrepierna.

Hace un tiempo decidí ponerle un fin al suplicio: dejé de depilarme. Tiré la cera y la maquinita de afeitar que me acechaban desde el baño de mi casa y asumí la libertad de lucir la imagen que más encaje con quien verdaderamente soy.

Porque depilarse no necesariamente equivale a ser higiénica, pulcra y cuidadosa, hoy quiero contarte las razones por las que elijo no depilarme:

1# Porque tienen una función

El vello más resistido, el del pubis, no está por accidente. Los pelitos de esta zona permiten que la vagina se mantenga en la temperatura adecuada, lo que genera una barrera que previene enfermedades e infecciones de la piel. El vello del resto del cuerpo también sirve como una barrera física entre el aire frío y la temperatura que el cuerpo debe mantener. Además, nos protegen de factores externos como el sol y el viento mientras que evita que se depositen el polvo y la suciedad del ambiente. Creo que esto ya debería ser suficiente, pero hay más...

2# Pérdida de tiempo

motivarte a ti misma 3
Oleksiy Rezin/ Shutterstock

Horas enteras perdidas solo para quitar hasta el último pelo de mis piernas y mis axilas. De ninguna manera podía seguir con esa lógica. Mi tiempo es oro y lo hago valer. Tengo cosas mucho más importantes que hacer que cumplir con los estándares impuestos por la sociedad.

3# Huelo igual que antes

Es obvio que no deseo oler feo y creo que ninguna mujer lo quisiera. Por eso, cuando dejé de depilarme presté especial atención en este aspecto. Lo que menos buscaba era tener más olor que antes pero ¡no fue así! Dejar los pelitos no equivale a “olor acumulado”. Si nos higienizamos bien no tiene por qué aparecer olor desagradable.

4# El dolor

Aquí no hay discusión que valga. Todas hemos pasado por la experiencia del dolor tras una depilación y creo que ninguna (a menos que se considere masoquista) disfruta del dolor que siente cada vez que depila alguna parte de su cuerpo. Sufrir de este modo dejó de tener sentido para mí.

5# Porque es un signo de autocuidado

x simples maneras en que puedes trabajar para amarte mas a ti misma hoy11
avemario via Shutterstock

Muchos piensan que las mujeres que no se depilan son personas descuidadas a quienes poco les importa su cuerpo y su imagen. Lo cierto es que las mujeres que no nos depilamos no somos menos cuidadosas con nuestro cuerpo que las que sí lo hacen. Es más, la ciencia ha comprobado los efectos negativos que generan algunos métodos depilatorios. Simplemente respeto el curso natural y biológico del crecimiento humano. Cuando llegue a anciana de seguro tendré menos pelitos y también me parecerá hermoso.

6# Las piernas sin pelos son bellas y las con pelo ¡también!

Esto lo digo porque mi intención en ningún momento tiene que ver con juzgar a las mujeres que deciden depilarse las piernas. Sí creo que es necesario una opinión que contraste con el ideal imperante: que defienda los pelitos de todas aquellas que sí decidimos dejarlos crecer en libertad.

> 10 razones por las que no me importa tener baja estatura

7# El tipo de hombres que me interesa no se fija en ellos

Claro que hay muchos hombres que sienten repulsión al ver un solo pelo crecido en una parte “prohibida”. Habrá que ver qué ideales de belleza defiende esa persona. Desde mi lugar, decidí que aquel hombre que me amara de verdad no le importaría en lo más mínimo que tuviera o no pelos. ¡Y lo encontré! Ahora es él quien me convence cada vez que estoy a punto de “recaer” en la depilación.

8# Te sientes poderosa

autoestima felicidad 11
PeopleImages/iStock

Este proceso de la no depilación nutre algo muy poderoso dentro de cada mujer. Estoy exenta de (por lo menos una) de las expectativas que se tienen sobre el cuerpo de la mujer. Esto hizo darme cuenta del potencial enorme que tengo como mujer. Además me permite reivindicar lo femenino desde un punto de vista distinto, una perspectiva poco ortodoxa ¡pero muy reconfortante!

9# Te conviertes en una fuente de inspiración

No pretendo hacer de mis piernas peludas un estandarte. Entiendo además que a muchos hombres y mujeres pueda sonarle fuerte mi postura. Sin embargo, creo que puede ser un ejemplo, una pequeña muestra de que la depilación no nos hace más felices. Es una demostración más de que ella y tantas otras “obligaciones femeninas” no son más que construcciones sociales. Al dejar de depilarme he ganado libertad para decidir cómo quiero que sea mi aspecto y para explorar la belleza oculta en mí.

Dejarse los pelitos no es sinónimo de fealdad y suciedad, sino todo lo contrario. Representa una diferencia con respecto a lo que dictan los estereotipos de nuestra cultura. Lo que está en cuestión, en definitiva, es el hecho de que no haya elección: eres mujer y por lo tanto tienes que depilarte. Ahora entiendo que tener vello o depilarme no me define. Mi identidad no está ligada al hecho de tener o no tener pelos en algunas partes del cuerpo. Así que depiles o no tus pelitos recuerda la importancia de respetar tu cuerpo, tus deseos y los de las demás.

Y tú: ¿qué piensas de la depilación?

Seguro te interesa: 7 razones por las que algunas mujeres le dicen NO a la maternidad