yum

Teagurt: el té helado con sabor a yogur de durazno

Si hay algo que nos asombra en occidente son algunas de las costumbres gastronómicas que tienen en oriente, precisamente en Japón. Si bien todos conocemos el sushi, cuando comenzó a tener trascendencia, muchos se preguntaron quién sería el valiente que comería pescado crudo. Con el paso del tiempo lograron cada vez mayor aceptación y hoy en día podemos decir que es algo que no sale de lo común. 

Hace poco surgió otro nuevo alimento extraño para nuestro paladar, el Teagurt una bebida que combina té helado y yogur

¿En qué consiste?

El Teagurt no es otra cosa que una mezcla de té helado con yogur de frutas, precisamente de durazno. Se presenta en botellas o cajas de cartón de 500 centímetros cúbicos. 

Los que lo han probado aseguran que puedes dividir el sabor en tres partes. Cuando lo tomas tiene gusto a té, luego se siente el sabor del jugo de durazno y finalmente se puede apreciar el yogur. 

Es decir que si eres de los que les gusta tomar un buen té helado, mi consejo es que no bebas Teagurt, puesto que su sabor queda relegado por completo. Lo que se obtiene al paladar es una mezcla de frutas con leche agria que no es recomendable para nadie que desee saborear una buena infusión fría. 

Como no fue una buena idea de ventas, Afternoon Tea, la empresa creadora del Teagurt decidió dar un paso más allá y permitirle a los consumidores que pudieran jugar con el empaque ¿Cómo?, pues con la creación de 6 figuras que, unidas a una caja de galletas de limón de Pocky Midi, forman diferentes historias de amor que cada usuario puede ir armando a su antojo. 

Cuando ya se tienen los personajes juntos, solo resta ingresar al sitio web del fabricante y escanearlos para ver cómo continúa la historia en formato de animación.

Combinar el sabor crujiente de las galletas con el gusto cremoso del yogur de durazno con el té helado que conforman el Teagurt parece que da muy buen resultado, mucho mejor que el que se obtiene al beberlo solo, ¡magia de las campañas publicitarias y del ingenio japonés!