pop

Este es el curioso significado detrás de las fiestas de XV años

ideas de tragos para cumple de quince 1
bigairphoto/iStock/Thinkstock

¿Tuviste fiesta de XV años? Elegir el vestido, las zapatillas y ensayar las coreografías junto a los chambelanes todas las tardes después de clases, es sin duda la ilusión de muchas chicas a esa edad. 

Es tal la representación cultural de esta celebración en nuestra sociedad que si no tuviste fiesta de XV años la gente se sigue asombrando, ya que la mayoría de las mujeres, sobre todo en países latinoamericanos como México, tuvieron su fiesta de "quince".

Tener fiesta o no, ya depende de cada chica y de las posibilidades económicas de su familia, pero más allá de ser una fiesta digna de una princesa de Disney, debes conocer su origen y verdadero significado, de acuerdo con Ariadna Casas, una catedrática de la UNAM, en su artículo "La fiesta de quince años. Un rito iniciático contemporáneo":

"Las fiestas de quince como las conocemos actualmente, nacieron en las tertulias en el siglo XIX, en donde las familias acomodadas organizaban fiestas en casa para impresionar a otras familias de clase alta y así generar vínculos económicos que terminaban en negocios. Esta tradición era casi obligación para las familias que tenían jóvenes entre sus integrantes, tanto hombres como mujeres se vestían para sobresalir y llamar la atención de las otras familias de dinero".

En las tertulias se podía ver a las adolescentes vestidas de manera "sensual", las entallaban en vestidos ampones con corsés y descubrían su escote para presentar a una mujer joven, atractiva  y sana capaz de procrear hijos. Esta era una vestimenta muy similar a la que actualmente tienen las chicas en su fiesta de XV años.

La única finalidad de estas fiestas era la exhibición y no sólo de las jovencitas, sino de toda la familia para demostrar su nivel económico ante la sociedad.

Las actuales fiestas de XV años también tienen su origen en los bailes de debutantes, que son prácticamente lo mismo que las tertulias, pero estos sí eran fiestas para todo el público.

Además de las tertulias y de los bailes de debutantes, hay otra tradición mexicana que dio origen a los XV años, se trata del término del Silabario, un librito destinado a la enseñanza inicial de la lectura; cuando las jovencitas terminaban, se les organizaba una fiesta que demostraba que ya no eran una niñas.

Las festejadas contaban con una madrina que las coronaba con una corona de azahares, además se les regalaba un juguete como signo de que esa etapa había acabado, justo como en las fiestas de XV años de la actualidad. También se les obsequiaba escobas y demás utensilios domésticos que representaban su nueva etapa como "mujer". Estos regalos eran meramente simbólicos ya que las mujeres de clase alta pocas veces se dedicaban al trabajo del hogar.

Es un rito de iniciación

Las celebración de XV años es un rito de iniciación hacia la edad adulta de la mujer, como todo rito de iniciación debe existir una "muerte ritual" como este caso es la infancia, seguida de una resurrección, en este caso la vida adulta.

En palabras de Ariadna Casas Ortiz, catedrática de la UNAM, podemos describir la fiesta de XV años como:

"Un ritual de paso a través del cual la joven ataviada con un suntuoso vestido entrará públicamente a un nuevo estatus: el de mujer, integrándose a la sociedad con una nueva identidad".

Este ritual está conformado por diferentes etapas, pero con un mismo propósito: admirar a la quinceañera que baila en medio de la pista para todos sus invitados.

El ritual inicia con el baile de presentación de la quinceañera junto a sus chambelanes, le sigue el vals de la primera zapatillla que representa su transición hacia su edad adulta, al igual que el vals del primer juguete que simbólicamente deja atrás su infancia. Por último, el vals familiar en donde el papá abre la pista seguido de los tíos.

Una nueva sexualidad

Después de este inicio, le continúa el baile con una canción de moda, normalmente de reggaetón o hip hop, en este baile se hace referencia a la sexualidad de la ahora mujer, basta con ir a cualquier típica fiesta de quince años para poder verlo, las quinceañeras se cambian el vestido de princesa por un atuendo más atrevido y re crean coreografías con pasos bastante sexuales.

Es en ese momento en el que la fiesta retoma su verdadero significado, las jóvenes anuncian su ahora nueva sexualidad, lista para ser "mujer" ante la sociedad:

"Para las muchachas, la iniciación comprende una serie de revelaciones en relación con el sentido secreto de un fenómeno natural: el signo visible de su madurez sexual", Mircea Eliade.

Adiós a la niña, bienvenida la mujer

La jovencita renace ahora como una mujer, pero no sólo para ella, lo hace ante los ojos de los espectadores, sobre todo de los hombres, ya que como su origen en las tertulias, las chicas se presentan ante sociedad como "mujeres", listas para la adultez y todo lo que esta palabra conlleva.

Pero este ritual ya no es biológico sino meramente cultural. En pocas palabras, las fiestas típicas mexicanas de XV años son un ritual en donde las jovencitas se reconocen, junto a los espectadores como una persona distinta, que deja de ser niña para convertirse en adulta. Un nuevo objeto de deseo ante la sociedad.

También podría interesarte: Éste es el terrible significado de 'El apagón' al que nunca le pusiste atención