pop

Este es el ejército gay que venció a los mismísimos espartanos

shutterstock 229711012
Ba_peuceta/shutterstock

Todos conocemos la historia del ejército espartano, los 300 hombres más temibles de la Antigua Grecia, sin embargo, existe otro grupo de hombres que cambiaron el curso de la historia de la Antigua Grecia.

 Poco se ha hablado de las hazañas de estos valientes soldados que fueron capaces de derrotar hasta a los mismísimos espartanos. Se trata del Batallón Sagrado de Tebas, una formación militar con una pequeña pero muy importante particularidad: los 300 hombres que combatían en las líneas de Tebas, en realidad eran 150 parejas de hombres homosexuales.

Unificar el amor y la guerra era el único objetivo de este ejército conformado por guerreros que a su vez, eran amigos, compañeros y amantes.

Esta fue una estrategia militar de Epaminondas, que llevó al Batallón Sagrado de Tebas a mantenerse invicto durante 33 años.

Es importante destacar que en aquella época era muy habitual entre los jóvenes aristócratas mantener relaciones homosexuales con un hombre de mayor edad, que los guiaba, y que era como un maestro de la moral.

Cada una de las 150 parejas homosexuales que conformaban este batallón estaba conformada por un joven aprendiz, llamado paraibatai (compañero), y un veterano maestro, llamado heniochoi (conductor).

Era tarea del heniochoi instruir a su joven compañero para las batallas en la guerra, pero también era su deber instruirlo en los ideales de la fidelidad, la disciplina y la rectitud moral.

ninos guerreros de esparta antigua grecia
Bildindeks Danmark / Google Cultural Institute / Vía: Wikimedia Commons

El éxito de este cuerpo de élite de Tebas, también conocido como la "compañía de los amantes", se basó precisamente en su conformación como parejas.

Ningún miembro del Batallón Sagrado de Tebas se retiró del combate abandonando a su compañero a su suerte.

Y es que no sólo se trataba del orgullo de demostrarle a su pareja que eran dignos merecedores de su compañía, además era el instinto de protección y el deseo de venganza en caso de que ser amado fuera asesinado en la batalla.

espartaco
Hermann Vogel / Vía: Wikimedia Commons

“Un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible”, con estas palabras Plutarco de Queronea, un filósofo griego, defendió al ejército gay de Tebas que comenzó siendo un refuerzo para el resto de tropas tebanas, distribuidos en la retaguardia, pero que gracias a su destreza y arrojo en el combate llegaron a convertirse en el cuerpo de élite de Tebas.

También podría interesarte: Aprende un poco de historia con los videojuegos