explora

El coronavirus podría tener un repunte en EE.UU por el gas lacrimógeno de las protestas

protestas coronavirus efectos 2020 0
John Moore vía Getty images

En medio de las protestas estadounidenses por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, la indignación colectiva escala nuevas formas.

protestas george floyd black lives matter mayo 31 2020 london
Hollie Adams/Getty Images

Los saqueos y disturbios son una consecuencia directa de las justificables protestas, pero desde luego esto no hace ninguna gracia a las autoridades gubernamentales.

banner ott 02
VIX

Por ahora, las prioridades del presidente Donald Trump son claras y no confieren ni a fomentar políticas humanitarias ni a proteger a la población de los abusos policiales. En realidad, el mandatario prefiere reprimir las manifestaciones a cualquier precio.

Para ello, en muchos estados se usa gas lacrimógeno, un recurso frecuente para dispersar multitudes. Sin embargo, EE.UU. no puede olvidar un conflicto vigente que le aqueja en gran medida: la pandemia por coronavirus (COVID-19).

protestas george floyd black lives matter mayo 31 2020 minneapolis minnesota 01
Scott Olson/Getty Images

Para investigadores como el doctor Sven-Eric Jordt —de la Universidad de Duke— el gas lacrimógeno en tiempos de COVID-19 es una combinación letal: el gas puede dispersar con mayor facilidad el virus y agravar los síntomas.

Lo anterior tiene una explicación simple: los casos graves de coronavirus causan lesiones perceptibles en pulmones y garganta. Por su parte, las nubes de gas lacrimógeno son propensas a emperorar cualquier laceración interna en dichos órganos.

protestas george floyd black lives matter mayo 29 2020 cnn atlanta georgia
Elijah Nouvelage/Getty Images

El especialista recalcó que el gas también puede incitar a toser, lo que puede propagar aún más el virus de una persona infectada que se encuentre en las marchas.

Desde hace años, Sven-Eric Jordt estudia los efectos de los agentes lacrimógenos, pero evidentemente nunca se había topado con una pandemia que pudiera empeorar las represalias físicas:

Instagram
Estoy realmente preocupado de que esto pueda acabar en una nueva ola de coronavirus. Si bien algunos manifestantes han usado máscaras y guantes, las multitudes a menudo han involucrado gritos y cánticos en espacios cerrados, una actividad 'atractiva' para un virus que se propaga por las gotas respiratorias.

Las multitudes son peligrosas sin lugar a dudas dada la pandemia actual, pero para Jordt todo el escenario puede tornarse peor gracias a los agentes lacrimógenos.

Para explicar su preocupación en entrevista con The New York Times, el especialista recordó una investigación realizada por el ejército estadounidense en el año 2012.

Instagram

En ella, los científicos involucrados observaron el impacto de lacrimógenos en miles de reclutas del Ejército (cuando la lesión era reportada por alguna operación anti disturbios.) Casi todos ellos desarrollaron lesiones y/o enfermedades respiratorias leves días después del altercado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) corroboran que afecciones como el asma y la enfermedad pulmonar crónica, pueden aumentar el riesgo de que alguien contraiga una enfermedad grave por coronavirus.

Instagram

A su vez, la instancia posee bibliografía de antaño en relación a la exposición de lacrimógenos. Éstos pueden desatar lesiones oculares permanentes y problemas respiratorios como el asma.

En conclusión, el gas lacrimógeno SÍ podría potenciar los contagios de coronavirus: tanto en la propagación por parte de personas infectadas que tosan, como en la nueva predisposición que causarían en personas sanas gracias a sus efectos colaterales.

Instagram

Por un lado, el coronavirus se ha relacionado con más de 106 mil muertes en los Estados Unidos. Mientras tanto, el uso de gases lacrimógenos para reprimir protestas ya ha sido criticado por numerosas instancias internacionales.

En plena pandemia y con el descontento social en auge, bien se podrían replantear las prioridades para dejar de observar escenarios catastróficos, ¿no te parece?

Ve también: