La familia real trolleó a Trump con elegancia y sutileza (hasta la reina lo hizo)

donald trump reina isabel ii trolleo collage 0
Jeff J Mitchell/Getty Images | Jeff J Mitchell - WPA Pool /Getty Images

Es inevitable: cuando no te encanta estar con alguien, se nota. En el caso de la visita del presidente Donald Trump a Reino Unido, la familia real británica trolleó de una manera sutil y elegante al mandatario, quien tuvo gestos cuestionables con la Reina, cabe decir.

#1 Una bienvenida sin espectáculo

Lo usual cuando un presidente llega a Inglaterra, es que se le reciba con una alfombra roja desde que pone un pie fuera del avión, como ocurrió con Barack Obama durante su administración, por ejemplo. Pero en el caso del actual líder de los Estados Unidos, esto no ocurrió.

Sadiq Khan, el alcalde de Londres habló abiertamente de por qué tomaron la decisión de no colocar la alfombra roja:

«Mi respuesta es simple: EUA y Reino Unido han sido mejores amigos por décadas. Cuando tu mejor amigo hace algo mal, tienes que hacérselo notar».

#2 Joyas para la buena suerte

Los royals no son nuevos en el mundo de la joyería con significados importantes. Con frecuencia, las mujeres de esta familia lucen accesorios en honor a otras damas importantes. Esta vez, la Reina Isabel le dio un giro de 180° a la tradición. Para la cena con Trump, la regente escogió una tiara con rubíes, los cuales se cree que alejan las malas vibras.

#3 Un presente inesperado

Medios británicos reportaron que la Reina Isabel le regaló a Donald Trump una copia rara de un libro sobre el ex-primer ministro Winston Churchill. En general darle un texto al presidente fue un gesto que muchos encontraron divertido, pero eso no fue todo, ya que ese título en particular fue un guiño contra la conducta del mandatario.

«La Reina le dio a Trump un libro sobre Churchill. Esa es una doble quemadura. Churchill luchaba contra el fascismo. Y Trump no lee libros».

#4 El rostro no miente

Durante la cena diplomática, los miembros de la prensa no pudieron evitar compartir los rostros de los asistentes mientras el Presidente de EUA declamaba su discurso. Dicen que las imágenes cuentan más que mil palabras, y la del príncipe Harry expresó muchas más.

#5 Carteles de protesta

Cuando Trump llegó a Londres, los habitantes de la ciudad no dudaron en demostrar su rechazo hacia él en las formas más creativas.

El hecho de que la policía británica no reprimiera las protestas demostró que también defendieron la libertad de expresión de los ciudadanos. Incluso es posible que varios de ellos también estuvieran de acuerdo con sus quejas.

Te recomendamos: