explora

La cura del VIH podría estar más cerca: un segundo paciente se recupera con un procedimiento exitoso

Create jobs / Shutterstock

El caso conocido como «El paciente de Berlín» ocurrió en 2007 y era hasta ahora la única vez que un paciente de VIH fue considerado «curado».

Las dudas sobre que el virus podría estar todavía escondido en algún tejido en el cuerpo del paciente, un hombre de 40 años, permanecieron. Pero con el virus indetectable, el paciente estaba clínicamente curado.

Fue un caso muy particular y sujeto a otras circunstancias especiales, pero ahora, un nuevo paciente infectado por VIH atravesó el mismo procedimiento y ha dado señales de recuperación.

Es un hecho trascendental en la investigación en torno al VIH y la posible cura de la enfermedad, dado que sugiere que lo que ocurrió antes en Berlín no fue una anomalía, y abre posibles líneas de investigación a futuro.

El paciente de Londres

vih3
cawee/Shutterstock

Al igual que en Berlín, el segundo paciente curado, ahora en Londres, fue sometido a un trasplante de la médula ósea, un tratamiento que se utiliza contra el cáncer (que ambos pacientes habían desarrollado como consecuencia de la infección que interfiere con el sistema inmunitario).

Es un tratamiento que no puede ser utilizado en personas que tienen VIH pero no cáncer, porque el trasplante de médula ósea es un procedimiento demasiado arriesgado y es solamente utilizado como último recurso.

Casi un año después de haber recibido su trasplante de médula ósea, se le aconsejó al paciente de Londres que dejara de tomar sus medicinas antivirales. Ahora pasaron 18 meses desde que abandonó los medicamentos y no hay señales de que el virus haya regresado.

Todavía es demasiado pronto para asegurar que se ha curado (para afirmarlo con mayor certeza deberán pasar tres o cuatro años), pero «las señales son muy prometedoras» según Ravindra Gupta, científico de la Universidad de Cambridge que llevó a cabo el procedimiento.

El trasplante

Negligencia medica errores medicos mas comunes 4
JochenSands/DigitalVision

El paciente de Berlín había sido diagnosticado con leucemia antes de recibir su trasplante de médula ósea.

El trasplante consiste esencialmente en destruir todas las células enfermas en la médula ósea mediante quimioterapia o radioterapia, e introducir células madres que produzcan glóbulos y plaquetas sanos, generalmente de un donante. El paciente de Londres tenía la enfermedad de Hodgkin, otro tipo de linfoma maligno.

Tanto en el caso de Berlín como en el de Londres, el donante fue elegido no solamente por compatibilidad genética sino también por ser naturalmente resistentes al virus VIH debido a una extraña mutación genética llamada CCR5 Delta 32. Personas con esta mutación no son del todo frecuentes.

Más trabajo por hacer

vih1
ktsdesign/Shutterstock

El resultado obtenido con el paciente de Londres abre nuevas posibilidades para la investigación y la búsqueda de una cura al VIH, pero todavía resta mucho por hacer.

Es un desenlace «alentador» y «que entusiasma» según diversos médicos involucrados en este campo de estudio.

El Dr. Sharon Lewin, consultado por CNN, valoró el hecho de que la nueva médula ósea del paciente, con células CCR5 Delta 32, no solamente es resistente al virus, sino que además parece eliminar activamente células que hayan sido antes infectadas.

Otro profesor de Londres, Graham Cooke, dijo que «si podemos entender mejor por qué este procedimiento funciona en algunos pacientes y no en otros, estaremos más cerca de nuestra meta definitiva de hallar la cura del sida».

El problema sigue siendo que este procedimiento todavía implica un riesgo demasiado alto para pacientes que, por fuera del virus del VIH, están bien.

En definitiva, es un tratamiento que por el momento no es viable ni seguro como método generalizado para inducir la remisión del virus, pero hay optimismo y se buscarán soluciones vinculadas a la ingeniería genética o la alteración inmunitaria.

Sigue leyendo: