¿Sabías que pagas un "impuesto rosa"? Te explicamos qué es

mushasha6230
Dean Drobot vía Shutterstock

En cuestión de derechos de la mujer los avances son perceptibles si los comparamos con décadas atrás, pero todavía falta mucho por hacer, incluso en los detalles cotidianos. Las mujeres continúan pagando más por los productos en comparación con los hombres.

A este fenómeno económico se le conoce como Pink Task o Impuesto Rosa, el ejemplo más sencillo se da a la hora de hacer compras regulares, piénsalo: revisa los productos que tienen su propio diseño tanto para hombre como para mujer como desodorantes, shampoos, jabones, etc. Notarás invariablemente que los artículos de mujer son entre 25 % y 40 % más caros.

¿Por qué existe el Pink Task?

shutterstock 594507767 1
PR Image Factory vía Shutterstock

A ciencia cierta va más allá del color y tampoco tiene que ver con costos de producción. El Pink Task varía de país a país y suele ser determinado por intermediarios y minoristas; quiénes acostumbran aumentar los precios de los artículos femeninos por ser más "bonitos" o "cotizados".

El Pink Task fue analizado de manera metódica y destacada por el movimiento feminista francés Georgette Sand. Las integrantes de este grupo hicieron un análisis de productos en esencia iguales para hombres y mujeres. La conclusión fue que los productos con toque "rosa" o "femenino" eran mucho más caros. Muy pronto popularizaron esta investigación llegando a los juzgados y a otros países.

La referencia más común utilizada a nivel mundial para analizar el Impuesto Rosa son los rastrillos: pueden tener el mismo número de navajas, el mismo diseño y el mismo empaque, pero los "rosas" o bien, los dirigidos a mujeres tendrán un precio superior.

El Impuesto Rosa es aún más perceptible en las toallas sanitarias y los tampones —considerados aún en muchos países como un "artículo de lujo". Gracias a las investigaciones que han derivado de este tipo de impuesto, muchos países han quitado el cargo extra a estos productos. La lucha no fue fácil, tuvo que ser precedida por campañas de publicidad que explicaran el absurdo de esta contribución extra en artículos que se usan en algo tan natural e inevitable como la menstruación. Mira esta genial campaña de Canadá (país actualmente libre del Pink Task en toallas sanitarias y tampones).

Si pensabas que el Pink Task es algo nuevo o que no ocurre en América Latina, echa un vistazo a Twitter y mira algunos de los testimonios que las usuarias citan cuando son víctimas del este cargo en sus compras:

¿Habías notado este impuesto? La regulación a nivel mundial parece compleja porque muchos aún dudan de la existencia de éste fenómeno.

Tal vez te interese: