explora

Los cadáveres de la UNAM: la inseguridad en Ciudad Universitaria

Alejandro/Flickr

En los últimos días, la UNAM ha sido un foco mediático. El asesinato de Lesvy Osorio, una mujer cuyo cuerpo fue encontrado en los jardines de la Facultad de Ingeniería inició los cuestionamientos sobre la seguridad de la máxima casa de estudios.

Content temporarily unavailable: https://www.instagram.com/p/BTuyshHDMEP

A menos de una semana de este lamentable suceso, un segundo homicidio ha provocado que se enciendan de nuevo las alarmas ante la inseguridad de la universidad más importante del país.

Este lunes, un cadáver en descomposición de un hombre fue encontrado en la zona llamada La Cantera, en las instalaciones universitarias que administra el club de futbol de Los Pumas.

Content temporarily unavailable: https://www.instagram.com/p/BRL6SUsBDkW

Las autoridades informaron que se trata de un hombre, el cual no ha sido identificado ya que se encontraba en avanzado estado de descomposición.

La seguridad se reforzó tras el asesinato de Lesvy y ahora aún más tras hallar el cuerpo del hombre en La Cantera.

Sin embargo la comunidad estudiantil cuestiona si estas medidas son suficientes.

La duda está en la mesa: ¿La UNAM es un entorno seguro para los 350 mil alumnos que acuden allí a dar clases a diario?

Estos dos últimos casos no son los únicos. La UNAM tiene una larga historia de asesinatos dentro de sus instalaciones, lo que ha provocado un debate sobre la seguridad que hay en la universidad, no sólo en Ciudad Universitaria, también en las Facultades y demás centros de educación.

Asesinato de una mujer en CU

Areli Osorno Martínez era una estudiante de Ingeniería de 27 años,  fue asesinada y su cuerpo fue hallado en las instalaciones de Universum, en Ciudad Universitaria el 27 de abril de 2002. Fue estrangulada en uno de los laboratorios de la facultad.

Las autoridades detuvieron a Carlos Samuel García, su mejor amigo y compañero de clases, quien con la ayuda de otro estudiante asesinó a Areli, la envolvió en bolsas de plástico y la trasladaron en su automóvil a las cercanías del museo de ciencias.

Feminicidio en la Facultad de Ciencias

Tan sólo semanas después del asesinato de Areli, en mayo de 2002, la estudiante de Física en la UNAM, Cristel Estibalí Alvarez García de 21 años, fue baleada en un pasillo del tercer piso de la Facultad de Ciencias.

 Semanas después, el principal sospechoso Manuel González Gómez, de 42 años, fue encontrado sin vida, con un disparo en la cabeza y una carta suicida donde afirmó que quería a Cristel "sólo para él".

Baleado frente a la Biblioteca Central

En junio de 2009 un hombre fue asesinado en el estacionamiento de la Facultad de Filosofía y Letras.  Ricardo Eduardo Valderrama de la Rosa, de 32 años, se encontraba en el campus cuando fue amagado por dos sujetos y al defenderse recibió dos balazos. 

Intentó huir rumbo a la Facultad de Filosofía y Letras, sin embargo fue alcanzado por uno de sus atacantes quien le disparó en una tercera ocasión.

Las autoridades capitalinas confirmaron que se trataba de un asunto de un "ajuste de cuentas" pues la víctima tenía antecedentes penales por narcomenudeo.

Las autoridades universitarias lanzaron un comunicado en el que informaron que el hombre de 32 años no pertenecía a la comunidad estudiantil.

Asesinato de un trabajador de la Facultad de Química

En junio de 2016, un trabajador identificado como José Jaime Barrera Moreno, de 50 años, fue apuñalado. Su cuerpo fue encontrado debajo del puente de la Facultad de Química, donde se desempeñaba como “jefe de servicios”.

Ante esta situación, la Secretaría de Seguridad Pública capitalina asumió el compromiso de reforzar la vigilancia en el perímetro exterior de CU, con la finalidad de prevenir al máximo la comisión de cualquier crimen. Días después, un grupo radical que se hace llamar Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) se adjudicó la autoría del homicidio.

También podría interesarte: Los escándalos que la UNAM no ha podido contener