explora

Menstruar cuesta caro: Proponen distribuir productos de manera gratuita

Ventajas y desventajas de usar tampones
iStock/Thinkstock

Aunque a la mayoría de las mujeres nos venga el período (la regla o como queramos llamarle) una vez por mes y durante casi 40 años, la menstruación fue y continúa siendo un tema sumamente tabú en nuestra sociedad. Además, los productos son caros y generan un alto costo en la economía de las mujeres.

Pero las cosas -lentamente- podrían empezar a cambiar. 

En la provincia de Buenos Aires se presentaron 2 proyectos de ley que tienen como objetivo la quita de impuestos en los productos menstruales y la provisión gratuita para toda aquella mujer que quiera adquirilos. Por otro lado, plantean la necesidad de capacitar y brindar asesoramiento sobre los cuidados básicos durante el ciclo menstrual.

Uno fue presentado por la legisladora del Frente Renovador, Micaela Farro y el otro por Lucía Portos, diputada del Frente Para la Victoria. Ambas propuestas surgieron a partir de lacampaña MenstruAccióndel colectivo Economía Feminista.

gregory_lee/iStock

¿Por qué son importantes estos proyectos?

Parece un tanto absurdo que se deba esconder que estamos “en esos días”. Pensemos cuántas veces le pedimos A ESCONDIDAS una toallita o un tampón a una compañera del trabajo, pensemos cuántas veces nos dio vergüenza ir a comprar estos productos a un supermercado… y pensemos en las mujeres en situación de calle o de bajos recursos que no disponen del dinero para comprar estos productos.

MenstruAcción realizó un análisis que revela que una mujer gasta entre $700 y $1000 al año en productos menstruales. Quienes no pueden costear estos productos prefieren ausentarse de sus obligaciones y actividades por temor a “mancharse” y corren más riesgos por utilizar métodos poco sanitarios.

Un informe de Unicef reveló que el no poder acceder a los productos para la menstruación produce un ausentismo del 10% al 20% en edad escolar: al comenzar la etapa menstrual por vergüenza, dolor y miedo las nenas se retrasan en su aprendizaje, lo que podría ser el primer paso antes de abandonar la escuela.

El objetivo de estos proyectos es la quita de impuestos a todos los productos de gestión menstrual -entendiendo por ellos a "todo elemento de higiene utilizado durante la menstruación tales como: toallas higiénicas, tampones, copas menstruales, esponjas marinas y ropa interior absorbente"- y a la distribución gratuita de los mismos en escuelas, universidades, cárceles, hospitales, centros comunitarios y refugios para personas en situación de calle.

Una medida que -de ser aprobada- podría contribuir a disminuir la brecha adquisitiva no solamente entre las mismas mujeres, sino también frente a los hombres.

>> Podés ver también: Economía feminista: Una propuesta simple y clara para alcanzar la igualdad