¿Por qué algunas personas disfrutan de sentir miedo?

Si las personas realmente no disfrutaran de sentir miedo, ¿te parece que existirían las películas de terror o los programas de televisión sobre casas embrujadas? Por alguna razón, nos encanta esa sensación de lo desconocido y peligroso, y es una característica que muchos tenemos. Este placer por lo tenebroso debe tener una explicación científica, así que ahora buscaremos la respuesta al por qué de esta actitud.

Ver también: 7 cosas sobre el miedo que deberías saber antes de salir corriendo

Reacción de lucha o huida

No todas las personas disfrutan de estas sensaciones, pero es cierto que una gran cantidad de nosotros buscamos este tipo de experiencias. Tiene mucho que ver con la reacción de lucha o huida, una sensación de nuestro cuerpo, que nos hace decidir por impulsos si quedarnos a pelear o salir corriendo. Se ha demostrado que en estas situaciones juega un papel importante la dopamina, y mientras algunas personas tienen un golpe mayor de ella, otros no.

Esto tiene que ver también con la sensación de valentía y haber superado un obstáculo una vez salimos de una casa embrujada o terminamos de ver una película de terror. Pero otras personas realmente no quieren acercarse a un lugar de este tipo. Tiene que ver a veces con traumas ocasionados en la niñez, cuando nuestra mente es más proclive a jugarnos trucos y realmente asustarnos de cosas que no existen.

Si bien los químicos liberados por nuestro cerebro durante la reacción de lucha o huida pueden dar una sensación interesante a algunas personas, para otras simplemente son temores que se asientan en la memoria como traumas, lo que tiene que ver con la memoria flashbulb, momentos claves que nos marcan profundamente.

Ver también: El miedo se activa antes de que el cerebro lo procese

Situación segura

Ver también: ¿Por qué atraen las películas de terror?

No es lo mismo asustarnos en un lugar que sabemos seguro, como una atracción en un parque o una película en el cine, que cuando no sabemos realmente que está pasando y nos toma por sorpresa. Mientras la primera sensación es de diversión, la segunda puede no ser tan divertida. Para realmente disfrutar, nuestro cerebro debe responder a las sensaciones visuales y auditivas liberando químicos, pero al mismo tiempo debe darse cuenta de que todo es falso y que estamos en un sitio seguro.

Todo lo que consideramos terrorífico tiene que ver con nuestro contexto social y lo que hemos aprendido. Prácticamente todo puede causar miedo si nos enseñan que debe ser así, por lo tanto los objetos que causan temor suelen ser diferentes en cada cultura. Sin embargo, hay algo en común: las criaturas que causan miedo suelen violar las leyes naturales. Es por esto que no nos gusta para nada la idea de los fantasmas, o los seres que no tienen que ver con algo conocido en la naturaleza.

Ver también: Las 10 pesadillas más comunes y sus significados

La razón principal por la que disfrutamos sentir miedo es que se trata de una sensación muy fuerte y que permanece en nuestra memoria, además de liberar dopamina y adrenalina. Este tipo de momentos tan intensos son recordados no solo por nosotros, sino también por quienes estén a nuestro lado disfrutando. 

Artículos recomendados

Outbrain